Principios

Los Principios del Enfoque Sistémico M4P/DSM

El enfoque sistémico se caracteriza por los siguiente cuatro principios, los cuales están estrechamente ligados:

1. Acción Sistémica 
El enfoque sistémico promueve un mejor entendimiento del contexto del sistema de mercado, los intereses y capacidades de los actores, porque reconoce que hombres y mujeres pobres existen dentro de un sistema de mercado como productores, trabajadores o consumidores y frecuentemente están afectados desproporcionadamente negativo por el deficiente funcionamiento del sistema. Muchas veces, los sistemas no son competitivos ni brindan respuestas a las necesidades de los actores de la cadena de valor, por encima del promedio para la población en situación de pobreza, quién no tiene los recursos para superar estas disfunciones. Por lo tanto, el enfoque promueve acciones sistémicas que aspiran a fortalecer las debilidades en un sistema de mercado desarrollando sus capacidades. Eso permite cambiar la forma en que los sistemas de mercado funcionan así que ofrezcan más oportunidades y beneficios de manera más efectiva y sostenible para mujeres y hombres en situación de pobreza. Por ende, cambiar dichos sistemas podrá ser una estrategia efectiva para que los actores clave puedan asumir sus roles con más eficacia y sostenibilidad para mejorar los medios de vida de hombres y mujeres en situación de pobreza y, en consecuencia, contribuir a la reducción de la pobreza. 

2. Escala
El enfoque sistémico tiene como objetivo alcanzar un gran número de hombres y mujeres vulnerables, apuntando a intervenciones estimulan el sistema de mercado para lograr un cambio sostenible el cual permite la imitación de las actividades de la cadena de valor y el incremento (crowding-in) de actores públicos y privados que apoyan la cadena de valor. Para lograr eso, el enfoque promueve un análisis profundo del sistema para identificar las limitaciones y sus causas subyacentes y superarlas a través de intervenciones disparadoras. Estas tienen un impacto mayor y sostenible y permiten una participación más equitativa con mayor acceso para todos los involucrados en el sistema. 

3. Sostenibilidad
El enfoque sistémico no solamente quiere lograr un único, gran resultado, sino que el cambio sea permanente; es decir, que los sistemas de mercados están bien equipados para satisfacer las necesidades y prioridades futuras. Para asegurar eso, el proceso de análisis del sistema de mercado y la identificación de las limitaciones y causas subyacentes es muy importante. Es esencial determinar quién tiene los incentivos y capacidades para asumir la responsabilidad a largo plazo (quién lo hará) y quién pagará por estas funciones en el futuro. Se requiere desarrollar escenarios realistas del futuro para los sistemas de mercado. Si los sistemas de mercado, tienen las capacidades para responder a los retos futuros y a las necesidades cambiantes de las mujeres y hombres en situación de pobreza, entonces los impactos son sostenidos y no dependientes de las intervenciones continúas de apoyo.

4. Rol Facilitador
Para el enfoque sistémico el rol de facilitación es un elemento clave para lograr sostenibilidad. Cambios sistémicos permanentes requieren que las funciones de mercado importantes estén incorporadas dentro del sistema y sean desempeñadas por actores con los incentivos y capacidades para asumir este rol a largo plazo. Ubicándose fuera del sistema de mercado, las organizaciones al desarrollo como facilitadores que trabajan con diferentes actores dentro del sistema, estimulan actores del sector privado y público para asumir nuevas funciones o adaptar funciones existentes, pero sin tomar un rol activo como actor del mercado. Es decir, el rol facilitador de la organización que siempre es una tarea temporal, aspira a una visión del futuro de un sistema de mercado, lo cual ya no requiere apoyo de la cooperación al desarrollo.