Componentes

Los Componentes del Proceso del Enfoque Sistémico

Esta sección presenta brevemente el proceso básico de una intervención de M4P, el cual guarda correspondencia con un ciclo de gestión de proyectos, y proporciona las bases para la planificación, implementación y evaluación de las intervenciones.

Para ampliar la información véase el documento: Guía operacional M4P 

Componente 1: Establecer el Marco Estratégico
El marco estratégico es una jerarquía de objetivos, que explícitamente vincula de manera coherente los objetivos para la reducción de la pobreza a gran escala con un enfoque de cambio sostenible del sistema de mercado. El marco estratégico establece el enfoque principal y da una orientación global del programa de manera que sea suficientemente clara para guiar la toma de decisiones. 

El establecimiento del marco estratégico sigue una lógica de arriba hacia abajo. Esto significa que se debe definir:

los objetivos finales de reducción de la pobreza de un programa antes de determinar 

  • los objetivos intermedios para mejorar el crecimiento y el acceso
  • los objetivos directos para generar el cambio en el sistema de mercado para después
  • definir la idea central general del enfoque y la estrategia de intervención

El marco estratégico no se define de forma rígida, específica y operativa sino de manera que permite flexibilidad. Enfatiza que un cambio del sistema es un paso necesario para poder lograr el crecimiento y la reducción de la pobreza de manera sostenible y a gran escala. 

Componente 2: Comprender los Sistemas de Mercado
Los programas M4P/DSM requieren una buena comprensión de los sistemas de mercado, la cual sigue tres pasos partiendo de una vista más amplia y llegando a una intervención focalizada.

Empieza por entender el contexto socio-económico de las mujeres y hombres en situación de pobreza, incluyendo las oportunidades económicas en su conjunto y los factores inductores del cambio para identificar mercados y/o áreas específicas que ofrecen oportunidades que puedan beneficiar al grupo meta. 

El segundo paso es la comprensión de la estructura, dinámica y desempeño del sistema de mercado, incluyendo sus funciones de apoyo y reglas/normas. Se considera todo el sistema de mercado con sus dinámicas y la posición del grupo meta adentro para entender dónde el mercado está fallando al prestar servicios y oportunidades a mujeres y hombres vulnerables. Como herramienta para la visualización del sistema se utiliza un esquema del sistema, conocido como la “dona”, la cual mejora la percepción de las personas y permite reflexionar más sobre los actores, funciones y reglas.

En el tercer paso se identifican las limitaciones sistémicas específicas y las causas subyacentes del bajo desempeño del sistema y posibles puntos de intervención para estimular los cambios sistémicos. Es importante considerar el sistema de mercado e identificar las causas subyacentes, porque muchas veces los problemas que se encuentran en la función principal suelen ser solamente síntomas. Casi siempre, las causas subyacentes se encuentran en el sistema, en las funciones de apoyo y en las reglas.

Componente 3: Definir Resultados Sostenibles
Un elemento clave del enfoque sistémico es la definición de resultados sostenibles, es decir el desarrollo de una visión clara de cómo actuará el sistema de manera sostenible en cuanto a las funciones del mercado y a los papeles de los actores. En este contexto, se puede definir a la sostenibilidad como la capacidad del sistema de mercado para garantizar que bienes y servicios relevantes y diferenciados continúen siendo producidos y/o consumidos por hombres y mujeres en situación de pobreza, más allá del periodo de intervención. 

Los programas requieren desarrollar una visión clara de hacia dónde está yendo una intervención. Para definir estos resultados sostenibles, se debe comprender la vista actual del sistema, es decir conocer las funciones (de la función principal, de la función de apoyo y las reglas / normas) que están siendo desempeñadas por distintos actores, y quién está pagando por ellas. De ahí, se puede desarrollar una visión del futuro realista considerando los incentivos y las capacidades de nuevos actores o actores que no están asumiendo bien su papel. Las preguntas clave en este paso son ¿quién hace y quién paga en la situación actual? ¿Quién hará y quién pagará en el futuro? La matriz de sostenibilidad sirve como herramienta útil para la visualización de la visión del futuro.

Componente 4: Facilitar el Cambio Sistémico
Un proyecto o programa con enfoque sistémico requiere asumir un rol facilitador, cuya esencia es estimular a los actores de mercado a desempeñar nuevas funciones o adaptar funciones existentes. La estrategia de la intervención es determinar un camino para el escalamiento / incremento (= crowding-in) de funciones y actores de mercado para alcanzar un cambio sistémico inclusivo y sostenible. Las intervenciones de facilitación tienden a ser 

  • catalizadoras, es decir, iniciando, motivando, vinculando e incorporando nuevos actores y funciones de mercado;
  • de poca intensidad, lo cual significa con niveles de apoyo - tiempo definido y recursos finitos - a los actores limitados; 
  • flexibles, es decir, reactivas y oportunas pero guiadas por la estrategia. 

Durante el proceso de identificación del socio es importante considerar sus intereses, motivación y capacidades de asumir el rol previstoy describir el “modelo de negocio” que sustentará este rol a largo plazo. Además, es necesario determinar la forma de colaboración, describiendo las tareas del facilitador y socio. 

Componente 5: Evaluar el Cambio
El enfoque sistémico requiere por un lado un monitoreo de los resultados en todos los niveles y por otro lado una evaluación rigoroso a nivel de impacto, la cual incluye una medición práctica para la estimación de atribución. El Comité de Donantes para el Desarrollo Empresarial (CDDE) propone un estándar, el cual es útil para valorar la efectividad y eficiencia de la cooperación para el desarrollo. El Estándar contiene ochos pasos que apoyan la formulación del sistema de monitoreo y evaluación, el cual sirve los tres propósitos de aprender, gestionar y legitimar. El estándar propone los siguientes pasos: 

Articular cadenas de resultados (CdR): La Cadena de Resultados, un modelo causal de impacto, muestra cómo actividades de programas lleva a un cambio en el próximo nivel con el objetivo de tener impacto con relación a la finalidad del programa. Las cadenas de resultados no son lineales, sino permiten ilustrar como las intervenciones, efectos e impactos están vinculados vertical, horizontal y diagonalmente y sirven como una herramienta de gestión y aprendizaje. Las Cadenas de Resultados apoyan en capturar cambios más amplios en el sistema (crowding-in e imitación) y en estimar cambios atribuibles, es decir, cambios que un programa puede invocar de un cambio total que se realiza.

  • Identificar los indicadores apropiados para cada casilla/paso en la cadena de resultados para monitorear los resultados e impactos y establecer una línea de base para indicadores claves y determinar metas para cada uno de los indicadores.
  • Diseñar un plan de monitoreo con herramientas para la recolección de información y medición del desempeño y operativizar el sistema de medición de resultados, el cual está integrado consecuentemente en todos los aspectos de la gestión del programa.
  • Reportar los resultados, es decir medir los cambios con indicadores que permiten a los programas medir el progreso y mejorar áreas menos efectivas y seleccionar la estrategia correcta para lograr los impactos esperados.  
  • Monitorear los costos del programa anual y cumulativo y vinculado a los resultados obtenidos para juzgar la eficiencia del programa.